Actores locales de Maule y Maipo definen metas e indicadores de soluciones para hojas de ruta

  • Con el compromiso de entregar este año las hojas de ruta para abordar la brecha y riesgo hídrico en las cuencas piloto de Maule y Maipo, Escenarios Hídricos 2030 sigue avanzando en la co-construcción de esas herramientas indispensables para hacer frente a los severos problemas de agua que afectan al país.

Dichas hojas de ruta serán la mejor combinación de medidas, acciones y soluciones (MAS) que permitan alcanzar la seguridad hídrica en las cuencas, determinadas sobre la base de la mejor información disponible, y de la pertinencia territorial que es otorgada por los actores locales.

Es así como durante las últimas semanas EH2030 ha realizado cuatro talleres de cuenca (29 de junio y 13 de julio en Maule, y 1 y 15 de julio en Maipo), donde han participado decenas de representantes locales de Servicios Sanitarios Rurales (SSR, ex APR), Organizaciones de Usuarios del Agua (OUAs), municipios, ONGs, instituciones del Estado, sectores productivo y académico.

Estas reuniones, que se suman a otras doce realizadas previamente, tuvieron como objetivo determinar las metas e indicadores puntuales de las soluciones para los territorios. Para eso, primero se trabajó en grupos analizando 3 ejes que forman parte de la Transición Hídrica propuesta por EH2030: Conservación y Protección de Nuestros Ecosistemas Hídricos; Eficiencia y Uso Estratégico del Recurso Hídrico, y Migración e Incorporación de Nuevas Fuentes de Agua.

Posteriormente se trabajó de igual modo por grupos, pero divididos por zonas de la cuenca (alta, media y baja) para revisar por cada solución las metas de corto, mediano y largo plazo que tendrán las hojas de ruta, con un horizonte a 2050. Las metas se priorizaron en base al aporte a la brecha y disminución del riesgo hídrico. Para trabajar en este taller éstas se relacionan con conservación, reparación, eficiencia en riego agrícola y áreas verdes, tratamiento y reúso de aguas residuales urbanas y rurales

Previo a estos talleres el equipo de EH2030 y los consultores técnicos avanzaron en la modelación hidrológica de las cuencas, dando cuenta de la brecha hídrica actual y proyectada, caudal ecológico, curva de abatimiento y sus resultados. Aún están en desarrollo otros componentes: el análisis de impacto social y ambiental, análisis jurídico, valoración económica, y costo de soluciones en el territorio.

Durante los talleres se produjo un interesante debate en torno a las soluciones más eficientes, la forma de implementarlas, las oportunidades y brechas que existen para su puesta en práctica, etc., donde los representantes de los distintos sectores expusieron sus puntos de vista, a partir de su experiencia y sus conocimientos.

LA MIRADA LOCAL

Francisco Valenzuela, director de Medio Ambiente, Aseo y Ornato de la Municipalidad de San Antonio, quien participa en los talleres de la cuenca del Maipo, comentó al finalizar una de las reuniones que “fue una jornada extensa, de harto trabajo, pero bastante provechosa para lo que estamos buscando. Creo que en este tipo de jornadas es donde más se avanza”.

“Me gustó la modalidad de poder trabajar en los distintos grupos las diversas materias, porque así podemos ver las opiniones de todos los otros actores respecto de los diferentes escenarios que se plantearon, así que fue muy útil”, agregó Valenzuela, cuya comuna queda en la parte baja de la cuenca, en la zona de la desembocadura.

“Había representantes de municipios, gobierno regional, DGA, la parte privada, fundaciones y otros; así se puede conversar con distintos actores y ver, por ejemplo, las barreras que se están poniendo hoy en día para poder avanzar en el tema de gestionar de mejor manera el recurso de la cuenca. Esto nos permite tener distintas miradas y por eso, al menos desde el punto de vista municipal, poder avanzar en el sentido de saber cuáles son las barreras que tenemos que enfrentar (…)  Otras veces no tenemos la mirada global respecto de las situaciones que uno se encuentra al tratar de avanzar”, añadió el directivo de la Municipalidad de San Antonio.

Asimismo, Valenzuela valoró el enfoque territorial a partir de la cuenca hidrográfica, algo que a su juicio es lo que corresponde: “Nos favorece que haya una mirada de cuenca, porque así se puede dar igualdad en relación con lo que se está haciendo arriba para el último tramo del río; también nos permite observar los problemas que se dan en la Región Metropolitana y a lo largo de toda la cuenca, para poder abordarlo, y eso obviamente nos beneficia a nosotros en la desembocadura”.

Por su parte, Gladys Contreras, presidenta del Servicio Sanitario Rural (SSR, ex APR) Las Canteras, de Colina, comentó que en los talleres “yo escucho y aprendo de los demás, al tiempo que explico las situaciones que vivimos como agua potable rural. Creo que al resto les sirve también aprender cómo funcionamos y los problemas que tenemos para subsistir como organización”.

La dirigente de Colina explicó, por ejemplo, la problemática que enfrentan con la pérdida de agua producto de filtraciones por el mal estado de las instalaciones, algo que va en contra del uso eficiente del recurso y que se podría mejorar considerablemente. Para esa mejora, dice, falta canalizar recursos y de forma rápido, porque actualmente las soluciones toman muchos años y, cuando llegan, ya es tarde.

Contreras, que participa en los talleres de Maipo, puso énfasis además en la necesidad de implementar en el corto plazo acciones que permitan conservar y restaurar ecosistemas. “Creo que es primordial porque, si no hacemos cosas para conservarlos, ¿dónde vamos a ir a parar? La escasez hídrica, el cambio climático, es cada día peor, tenemos que actuar ahora para enfrentar la situación porque si no lo hacemos no se va a poder vivir”.

Suscríbete a nuestro Newsletter