Medio: Diario La Tercera-Pulso

¿Cómo contener la falta de agua en el contexto de cambio climático?

Noticia
  • Artículo publicado en la sección Pulso, del diario La Tercera, el 10 de septiembre, sobre la sequía en Chile, con opiniones de Ulrike Broschek, líder de EH2030.

Aprovechar más y no desperdiciar el recurso hídrico, una gestión eficiente de los sectores productivos y una institucionalidad del agua, son algunos pilares para hacer frente a La dramática sequía que se extiende por años.Si bien todavía no ha terminado el invierno y aún puede caer algo de agua, las precipitaciones acumuladas a este año no son nada suficientes como para aplacar la sequía que el país vive por más de una década, sobre todo en el norte y centro sur. Chile enfrenta un alto estrés hídrico y está a pasos de pasar a formar parte de aquellos países que presentan riesgos extremadamente altos.

Factores meteorológicos, sobreexplotación del recurso y un uso poco eficiente han dejado en evidencia la crisis del agua. En esa línea, un paso decisivo y una medida que puede tener mayor impacto para revertir en parte la situación de sequía es enfocar la eficiencia en los usuarios que más utilizan el recurso hídrico, sobretodo la industria.

Ulrike Broschek, líder de Escenarios Hídricos 2030, indica que de acuerdo a los análisis que han realizado en el país, los problemas más relevantes y que explican la crisis hídrica son estructurales y comunes a todo el territorio, independiente de la zona geográfica.

«La combinación de baja disponibilidad hídrica y sobreexplotación se da en gran parte del territorio nacional. Existen, por lo tanto, soluciones estructurales que son críticas para ser desarrolladas en el corto plazo en todo el país y que permitirían un avance significativo para la posterior incorporación de soluciones más locales», explica.

Dentro de las medidas que señala la experta de Fundación Chile, se encuentran soluciones para mejorar la gestión e institucionalidad del agua, como: «Fortalecer la coordinación entre las instituciones públicas, privadas y entre usuarios de agua mediante el desarrollo de espacios de gobernanza a nivel de cuencas, lo que se conoce a nivel internacional como gestión integrada de recursos hídricos; desarrollar sistemas y plataformas para sistematizar, dar mayor acceso y mejorar. La información del agua y sus intervenciones; aumentar la fiscalización de las intervenciones que realizan los usuarios sobre el agua; y desarrollar planes para la restauración, conservación y fomento de ecosistemas hídricos que forman parte del ciclo de agua mediante las soluciones basadas en la naturaleza».

Así también, un uso eficiente y también la «disminución de uso de agua por parte de los sectores productivos enfocando en los usuarios intensivos; desarrollo de sistemas de captación y almacenamiento de aguas lluvia en acuíferos; y reúso de las aguas residuales tratadas, como por ejemplo, las aguas servidas que actualmente son descargadas al mar a través de emisarios submarinos», detalla Broschek.

«La combinación de baja disponibilidad hídrica y sobreexplotación se da en gran parte del territorio nacional. Existen, por lo tanto, soluciones estructurales que son críticas para ser desarrolladas en el corto plazo en todo el país y que permitirían un avance significativo para la posterior incorporación de soluciones más locales».

Ulrike Broschek
Suscríbete a nuestro Newsletter