Medio: El Mercurio

Expertos proponen cinco formas sustentables para abordar la crisis del agua

crisis del agua
  • Identificar los acuíferos y promover su recarga natural, mejorar la eficiencia en el riego y reutilizar aguas residuales que van al mar son algunas de las ideas.
  • Este artículo fue publicado en El Mercurio el 25 de junio de 2020.

‘Se ha hablado de un costoso plan de embalses para almacenar aguas lluvias, pero contamos con embalses naturales subterráneos que ya están construidos y que podemos utilizar de inmediato. La inversión la hizo la naturaleza’, dice Ulrike Broschek, subgerenta de sustentabilidad de Fundación Chile.

La identificación y recarga natural de esos acuíferos es justamente una de las cinco acciones de alto impacto que promueve esta institución, junto a representantes del sector público, privado y académico, para abordar la crisis del agua: se trata la iniciativa Escenarios Hídricos 2030, que ya ha sido presentada a las autoridades.

La propuesta se enmarca en el trabajo que han realizado desde 2016 para lograr la seguridad hídrica en el país mediante un cambio de paradigma en la forma en que se gestiona el agua, destaca Broschek, quien lidera la iniciativa. Las acciones incluyen también la restauración y conservación de ecosistemas hídricos; un plan de ahorro y eficiencia en el riego de la gran agricultura; la reutilización de aguas residuales urbanas que se descargan a través de ductos submarinos, y el pago por servicios ecosistémicos o ambientales. Este último lo definen como un mecanismo de inversión público-privado para conservar áreas en que el agua resulta un recurso fundamental para el ecosistema o evitar pérdidas económicas y sociales por desastres ambientales.

‘A nivel nacional contamos con una infraestructura natural relacionada: los ríos, las turberas, los humedales y los glaciares forman parte y hacen funcionar el ciclo del agua. La clave es cómo potenciarlos para que cumplan bien su función o vuelvan a cumplirla, en los casos en que ha sido intervenida o degradada’, dice.

Ya están preparando iniciativas piloto para las cuencas del Maipo y del Maule. ‘Estamos haciendo una línea de base para ver cuáles son las zonas y los ecosistemas que podemos restaurar y conservar, dónde se puede conservar el bosque nativo, dónde se pueden recuperar los humedales o recargar acuíferos’.

La idea, dice Broschek, es retener por la mayor cantidad del tiempo el agua en los valles y poder infiltrarla donde se pueda almacenar. La restauración de ecosistemas y recarga de acuíferos demandaría una inversión de 5 mil millones a 10 mil millones de dólares a nivel nacional, estiman los expertos.

Otro tema clave de la propuesta es ahorrar agua de riego. Comenta que hoy los niveles de eficiencia de riego bordean el 50%. ‘Si se lograra un 90%, que es el estándar internacional, podríamos habilitar 226 metros cúbicos de agua por segundo adicionales al país, lo que permitiría abordar toda la brecha de agua existente. Es decir, se podría sostener toda la actividad agrícola actual, cubrir los caudales mínimos de los ríos y tener algún ahorro para recuperar acuíferos y mantener reservas’, afirma Broschek. Los expertos calculan que el plan demandaría una inversión de US$2.608 millones, pero que el beneficio sería mucho mayor.

Otra de las acciones de gran alcance sería reutilizar las aguas servidas de localidades costeras que hoy se descargan al mar. Una inversión de US$337 millones en los 33 ductos de descarga existentes permitiría cubrir el 10% de la falta de agua. Están evaluando un piloto en la región de Valparaíso donde han conversado con dos municipios, los que valoran la idea ya que ese recurso, por ejemplo, sería una muy buena alternativa para combatir incendios.

Broschek explica que la iniciativa promueve una acción multisectorial, por lo que han invitado a participar a otros actores, como usuarios particulares y las ONG. ‘La idea es definir mecanismos público-privados junto con una serie de incentivos para poder habilitar todo esto’. A su juicio, más allá de lo que la iniciativa pueda avanzar, esto debería ser parte de una política hídrica nacional.

Suscríbete a nuestro Newsletter