agua

“Los municipios necesitan que una nueva institucionalidad del agua, sea cual sea, facilite la planificación territorial de las cuencas”

  • María Yalena Chávez, Secretaria técnica de la comisión de recursos hídricos de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), entrega su visión sobre lo que se necesita en la gestión hídrica para mejorar el uso del agua en Chile.

El primero de los cuatro ejes fundamentales de la estrategia de Transición Hídrica, que propone Escenarios Hídricos 2030 para alcanzar la seguridad hídrica del país, es la “Gestión e institucionalidad del agua”. Es por eso que, en la nueva etapa de la iniciativa, iniciada a comienzos de este año, se incluye un trabajo específico en esta área, que contempla un análisis, diagnóstico y evaluación de distintos escenarios en relación a la institucionalidad del agua a nivel nacional y en los territorios. 

Lo anterior quedará plasmado en una propuesta de institucionalidad, tanto a nivel de cuencas como a nivel nacional, sobre cuál debería ser el liderazgo de la institución pública en materia hídrica. Dicha propuesta se generará de forma participativa mediante las instancias de diálogo y co-construcción que ya están funcionando: los talleres en las cuencas piloto del Maule y del Maipo, y la mesa temática sobre Gestión e institucionalidad del agua. 

María Yalena Chávez

En las cuencas, además, se trabajará en una propuesta de gobernanza territorial. 

Estas instancias dan cuenta de una forma de trabajo que caracteriza a EH2030, creando espacios de diálogo multisectorial, orientado a encontrar soluciones colectivas, mediante el intercambio de ideas y la promoción de los acuerdos. En todas ellas se ha invitado a participar a representantes locales y sectoriales, tanto del ámbito público como privado, productivo, académico, comunidades y ONGs.

Es así como el 23 de junio se realizó la primera sesión de la mesa temática sobre Gestión e institucionalidad del agua, que contó con más de 20 participantes, además del equipo técnico de EH2030, entre quienes se generó un interesante intercambio de ideas y puntos de vista.  

Una de las asistentes fue María Yalena Chávez, Secretaria técnica de la comisión de recursos hídricos de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), quien hizo hincapié en la necesidad de una institucionalidad que facilite la planificación territorial de las cuencas.

¿Qué le pareció esta primera reunión de la mesa?

Creo que está súper bien focalizado por dónde va el trabajo y que están muy bien identificadas las intenciones que tenemos todos los que trabajamos de alguna forma con el recurso hídrico. A nosotros, como Asociación Chilena de Municipalidades, nos consultan mucho cuál es la visión que tenemos respecto de la institucionalidad y quién debería liderarla a nivel país; lo que siempre respondemos es que para nosotros es indistinto quien se haga cargo, finalmente, como organización de esta institucionalidad, si va a ser una agencia, o una comisión, o un ministerio, o una subsecretaría. 

¿Por qué? Porque lo que tenemos hoy en día, claramente, es la carencia de un ordenamiento territorial. Eso es lo que necesitamos los municipios, como agentes territoriales que somos. No necesitamos que nos carguen más funciones ni más responsabilidades; sino que más ayuda en cuanto al ordenamiento de las cuencas y cómo impacta esto frente a la gestión ciudadana del recurso hídrico. (…) Aquí el rol del municipio es, primero, que todos sus vecinos -ya sean zonas urbanas o rurales- tengan acceso al recurso hídrico y, si no está disponible, generar todas las instancias para que esa agua no falte, aun siendo los 100 litros que se entregan por emergencia desde Interior u Onemi.

Lo que necesita un agente territorial como son los municipios es que la nueva institucionalidad del agua, sea cual sea, permita o facilite la planificación territorial de las cuencas, porque ahí estamos al debe de una manera que es abismante. Finalmente, el trabajo de cuenca que se va haciendo lo hacen otros organismos y a los municipios lo que les corresponde es siempre proveer el recurso para sus vecinos, pero tenemos que golpear tantas puertas hoy día porque son muchos los que intervienen en el uso y acceso al agua.

¿Cómo operan actualmente?

Voy a graficar con un ejemplo: hoy existen los planes reguladores intercomunales, por decir, el plan regulador metropolitano; entonces, los pequeños municipios que no tienen recursos para hacer sus propios planes reguladores se cuelgan de este metropolitano y ese es un instrumento súper válido y bueno para que el municipio pueda ordenar dónde va a hacer desarrollo inmobiliario o dónde va a potenciar las áreas de desarrollo industrial de su comuna, por mencionar algo. Además, un plan regulador comunal demora entre 5 y 10 años en cerrarse y eso quiere decir que pasaron dos acaldes y medio -si es que no tuvo continuidad el mismo-, es un instrumento muy lento y caro de generar.

Entonces, necesitamos esta mirada de planificación territorial que para nosotros no serían incluso regionales, tienen que ser desde la cuenca. Falta esa mirada integradora de la gestión en territorio, que oriente a los municipios, que estamos mandatados a la ejecución efectiva.

¿Qué opina del diálogo que se generó?

Creo que lo que se persigue en esta iniciativa es generar una identificación, con todos los elementos que sean necesarios de considerar, para decir cuál es la institucionalidad que se requiere y con cuáles aristas, desde lo jurídico, la mirada medioambiental, la gestión de territorio, desde la propia organización de los comités de APR, por ejemplo, que siempre están luchando por tener un poco más de agua inscrita, de derecho de aprovechamiento. Entonces, me parece que el debate está en el nivel que se requiere.

Todavía hay mucho disenso desde las distintas miradas en relación a lo que finalmente se debe considerar para que esta institucionalidad tenga el peso, la jerarquía, la autonomía que se necesita; creo que en eso falta mucho todavía.

¿Qué otros elementos cree que debe tener una nueva institucionalidad?

Me parece que es muy relevante considerar en el análisis el hecho de que una nueva institucionalidad debe tener el apoyo político, porque si no, va a pasar lo mismo que está pasando con la actualización del Código de Aguas, que en el Congreso lleva todos los años que lleva (9). Hay que tener en cuenta que el año pasado se presentó la moción a través de la Cámara de Diputados que instala la necesidad de mirar el agua desde un ministerio, y recién a mediados de junio pasado se discutió, y entonces se le pide al presidente de la República que destine los recursos necesarios para un estudio de la instalación de un ministerio de agua, es decir, podrían fácilmente pasar nueve años más.

Suscríbete a nuestro Newsletter