Medio: La Tercera-Pulso

La agonía del agua: La urgencia de accionar soluciones sostenibles desde el sector productivo

  • Este artículo fue publicado en el suplemento Pulso del diario La Tercera el domingo 8 de agosto. En él se destaca el vínculo entre los incentivos para una buena gestión del agua, como el Certificado Azul, y las hojas de ruta que prepara Escenarios Hídricos 2030, que serán una guía para que las empresas sepan dónde invertir en sustentabilidad hídrica, según la visión de los territorios.

La líder de estratégicas hídricas de Fundación Chile, Claudia Galleguillos, jefa del proyecto SuizAgua en el país para implementar el APL Certificado Azul, explica todos los sectores tienen alguna responsabilidad en la gestión del recurso hídrico, donde el rol del sector privado es fundamental, «realizando inversiones necesarias para abordar los riesgos y oportunidades en los territorios que comparten junto a otros usuarios del agua, incluido el medio ambiente». Agrega que, para guiar esas inversiones, la iniciátiva Escenarios Hídricos 2030 está elaborando hojas de ruta para dos cuencas, donde se establecerá una combinación óptima de soluciones para implementar en el corto, mediano y largo plazo.Este 2021 la sequía en Chile podría ser tan severa como en 2019, el año más seco desde que se tiene registro en el país, según advirtió hace unas semanas el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno. Esta disminución de las precipitaciones, sumada a la creciente demanda del recurso hídrico por pate de los sectores productivos, han puesto a Chile entre los países que enfrentan un mayor estrés hídrico (WRL, 2019).

La gravedad de la situación obliga a toma medidas urgentes y en el país hay diversas instituciones que llevan años impulsando la implementación de acciones concretas para hacer frente a esta crisis. Es el caso de la Fundación Chile (FCh), cuya líder de estrategias hídricas, Claudia Galleguillos, subraya que «todos tenemos responsabilidad en la gestión del agua para abordar la crisis hídrica actual y futura».

Según explica, por una parte, el sector público debe entregar los lineamiento estratégicos, información adecuada y confiable, así como los incentivos correctos para seguir el camino apropiado: la academia, a su vez, debe apoyar con información técnica científica para la toma de decisiones; la ciudadanía por su parte debe tomar conciencia del problema y comenzar el cambio desde los particular hacia lo colectivo; mientras que «las empresas son los verdaderos agentes de cambio en la gestión hídrica y en el desarrollo sustentable del país, realizando las inversiones necesarias para abordar los riesgos y oportunidades en los territorios que comparten junto a otros usuarios del agua, incluido el medio ambiente».

El aporte de las empresas, para que sea realmente eficiente, debe considerar además se su propia operación, el territorio donde opera y sus comunidades. Este tipo de intervenciones, cada vez más extendidas por el mundo, han sido impulsadas también por otros actores, como la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE), que a través del proyecto SuizAgua permitió en Chile el desarrollo dl Certificado Azul, un Acuerdo de Producción Limpia (APL), al cual pueden adherir las empresas de todos los rubros y tamaños, a través de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC).

Galleguillos, quien desde FCh lideró el equipo que impulsó la implementación del Certificado Azul, explica que este APL «ha sido muy relevante para incentivar la inversión privada, pues se trata de una herramienta que permite sostenibilidad del negocio, el fortalecimiento de la imagen ante clientes y proveedores, afianzamiento de las relaciones con comunidades vecinas, e incremento de la competitividad a través de las gestión eficiente del recurso, entre otros beneficios».

Cómo hacerlo

Para que las empresas puedan determinar que acciones concretas implementar, desde Fundación Chile están trabajando en la iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030), que entregará este año hojas de ruta para las cuencas del Maule y Maipo. El lidera de EH 2030, Urike Broschek, explica que, «a través de un proceso de construcción colectiva y multisectorial en esas cuencas piloto, se están diseñando roadmaps con la combinación óptima de soluciones -con diferentes plazos- que señalarán las inversiones en esos territorios, indicando el camino correcto a seguir para la gestión del agua en Chile»:

La experta comenta que para abordar la situación hídrica el rol del sector productivo es indispensable. «Tenemos que cambiar de paradigma y pasar de las soluciones grises a las soluciones colaborativas, multipropósito y más verdes, con una gestión desde y con los territorios. Hay que pasar desde gestionar la oferta .como se ha hecho hasta ahora- a empezar por gestionar la demanda de agua», explica Broschek.

Suscríbete a nuestro Newsletter