Medio: BNamericas

Chile no tiene tiempo de sobra para mejorar el manejo del agua

  • En una entrevista concedida a BNamericas, la líder de estrategias hídricas de Fundación Chile y coordinadora de la cuenca del Maule en Escenarios Hídricos 2030, Claudia Galleguillos, se refirió a diversos temas vinculados con la escasez de agua en el país, como la necesidad de mejorar la eficiencia en riego y abordar los problemas de la gestión hídrica, poniendo énfasis en los territorios.

Durante las fuertes lluvias registradas en Santiago a fines de enero, la compañía Aguas Andinas tuvo que paralizar la toma de agua del río Maipo debido al incremento de los niveles de turbiedad.

Si bien se consiguió asegurar el suministro de agua potable en la capital chilena gracias a la puesta en funcionamiento de nuevos estanques de almacenamiento, que demandaron una inversión de US$105 millones, hubo momentos en que las autoridades advirtieron la posibilidad de un corte de agua que habría afectado a 38 municipalidades de la Región Metropolitana de Santiago.

En este contexto, BNamericas conversó con Claudia Galleguillos, líder de estrategias hídricas de Fundación Chile, acerca de la situación de la cuenca del río Maipo, la vulnerabilidad hídrica de Chile y cómo esta se discutirá en la elaboración de una nueva constitución.

BNamericas: ¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta la cuenca del río Maipo en particular?

Galleguillos: En general Chile tiene un desafío tremendo con el tema del agua. Está dentro de los 30 países con mayor riesgo hídrico al año 2025 [según el Instituto de Recursos Mundiales], y ya estamos sintiendo los impactos.

En particular la cuenca del río Maipo sostiene gran parte de la población de la Región Metropolitana, pero también sostiene actividades productivas bastante importantes. Claramente tiene grandes desafíos respecto a la conservación y al uso sostenible del agua.

La cuenca del Maipo es una de las que ha sufrido un mayor impacto por el cambio de uso de suelo en los últimos años. Ha habido una gran expansión en el suelo urbano en la zona, lo cual afecta a todo el ciclo hídrico, y también tenemos expansión agrícola y forestal.

Tiene que recuperar su ciclo hídrico y además adaptarse a estas nuevas condiciones, porque lo que hemos visto recientemente con las lluvias de enero, que son lluvias convectivas, van a seguir sucediendo.

Esto significa que vamos a tener largos períodos de sequía junto con períodos muy cortos de lluvias muy intensas que nos amenazan con inundaciones y aluviones.

En Chile no tenemos una visión en lo que respecta al agua en el territorio, y eso se ve al observar nuestra división administrativa donde algunos ríos simplemente se ven como límites regionales, cuando en realidad una cuenca es un sistema completo.

Es como nuestro organismo, y el agua fuese la sangre que circula. Esta sostiene muchas actividades productivas, y resulta que cualquier cambio aguas arriba va a afectar aguas abajo.

En este caso, el cambio de uso del suelo o de planificación de nuestro territorio tiene mucho impacto en el ciclo hídrico y los servicios ambientales que proveen los ríos y los sistemas hídricos.

Hay algunos ecosistemas que deben ser resguardados o incluso restaurados para sobrellevar este impacto de mejor forma.

BNamericas: ¿Quiénes son los principales actores que deberían actuar para asegurar la sostenibilidad de esa cuenca del río Maipo?

Galleguillos: Claramente el Estado no va a poder hacerlo solo por el poco tiempo que tenemos según los modelos nacionales e internacionales. La toma de decisiones es muy importante, porque hay medidas reactivas de corto plazo que pueden no ser beneficiosas para el largo plazo.

Por ejemplo, tomar una medida de profundizar pozos en este momento efectivamente te va a entregar agua. Sin embargo, a futuro es profundizar el problema, porque justamente uno de los desafíos que tenemos en la cuenca del Maipo es poder sostener los acuíferos como las principales fuentes de respaldo de agua a futuro.

La toma de decisiones del Estado tiene que ser adecuada pensando en el futuro y no en la forma reactiva.

Entonces, tenemos como principales actores al sector público en la toma de decisiones, pero también tenemos al sector académico, que nos entrega todos los fundamentos técnicos en los cuales se basa esta toma de decisiones, y, por supuesto, las comunidades, que son las que viven las realidades de los territorios.

Lo importante de esto es que exista una coordinación entre los actores. Entre los actores locales también están las [asociaciones comunitarias de agua potable rural] APR y los municipios. Estos últimos tienen pocas atribuciones respecto a la gestión hídrica, y eso se tiene que analizar para que estos puedan mejorar la gestión de sus territorios.

También están las empresas. En la cuenca del Maipo, un 80% del agua es consumida por el sector agrícola, mientras que un 5% es para agua potable y un 2% para minería.

El sector agrícola tiene un gran desafío, y ahora este puede hacer acciones para colaborar con el sector público para avanzar en soluciones que tengan una mirada de largo plazo.

BNamericas: ¿Qué soluciones se han propuesto para manejar esta cuenca de manera sustentable?

Galleguillos: El 44% de las causas que afectan el tema hídrico están relacionadas con la gestión, entonces uno se puede imaginar grandes obras que tienen un tiempo de espera que no tenemos como país, así que se tienen que tomar medidas inmediatas, y paradójicamente las principales medidas que se pueden tomar hoy son de gestión y tienen que ver con cómo se ordena el territorio y la restauración de ecosistemas.

En algunas zonas del río Maipo ya hay un deterioro importante. Se evidencia una baja significativa de los acuíferos en los últimos años, por lo tanto, también se tienen que analizar alternativas como la infiltración y la recarga de acuíferos.

Pero lo más relevante está en el sector agrícola y su eficiencia en esta cuenca no alcanza el 50%, por lo tanto, hay que hacer un sistema de mayor eficiencia sin ampliar la superficie de riego. Esto también puede dejar más agua disponible para otros usos.

BNamericas: ¿Espera que se repitan las situaciones de inseguridad hídrica como las vistas la semana pasada, a pesar de las inversiones de las empresas de aguas?

Galleguillos: No se descartan. Los eventos que se van presentando pueden tener impactos inesperados que no están evaluados, y además no estamos preparados.

BNamericas: ¿Cómo espera que situaciones como esta afecten el debate constitucional alrededor de los derechos de agua?

Galleguillos: El agua debe ser un eje estratégico importante para nuestro país. No hay vida sin agua y tampoco hay ninguna actividad productiva sin agua.

Para asegurar esto se necesita una visión compartida de un desarrollo en conjunto. La solución más difícil, que también es la más simple, es la gestión, y se hace un poco más compleja por las diferentes visiones e intereses que tienen los actores en los territorios.

Lograr superar eso es complejo, pero creo que el futuro que tenemos que enfrentar nos va a obligar ir hacia eso.

También estamos trabajando en el certificado azul, que es un incentivo que van a tener las empresas para hacer gestión real del agua, y eso las va a empujar a ver el territorio y no solo hacer inversiones para sostener sus propios procesos productivos, sino que también poder enfrentar los desafíos que trae el territorio.

Suscríbete a nuestro Newsletter