Medio: Diario Financiero

AGUAS SUBTERRÁNEAS: LA NECESIDAD DE AVANZAR HACIA UNA GESTIÓN SOSTENIBLE

  • En entrevista con el Diario Financiero, la líder de Estrategias Hídricas de Fundación Chile y Escenarios Hídricos 2030, Claudia Galleguillos, se refiere a la importancia de las aguas subterráneas, que este año fueron el tema central de la conmemoración del Día Mundial del Agua.

Si bien existen regulaciones para la utilización de aguas subterráneas, estudios recientes evidencian una sobreexplotación severa de acuíferos en la zona norte-centro del país. Algunos sectores industriales claves de la economía, como la minería y la agricultura, deben realizar un uso intensivo del recurso hídrico para el desarrollo de sus procesos productivos. En el actual contexto de sequía que afecta a gran parte de nuestro país hace ya varios años, la gestión de aguas subterráneas se ha posicionado como una solución muy eficiente.

La líder de Estrategias Hídricas de Fundación Chile, Claudia Galleguillos, advierte que, si bien existen regulaciones para el uso del agua subterránea, estudios recientes evidencian una sobreexplotación severa de acuíferos en la zona norte-centro del país. A su juicio, ello demuestra que algo se está haciendo mal y que es fundamental realizar ajustes para proteger estas reservas.

«Los derechos en este ámbito son otorgados por el Estado en forma gratuita y a perpetuidad a quienes lo solicitan. Las peticiones han aumentado de manera considerable en los últimos años por efecto de la sequía. Para requerirlos se debe presentar un informe a la Dirección General de Aguas con las pruebas de bombeo correspondiente, lo que permite establecer el caudal productivo que se puede extraer del pozo», explica.

Tecnología esencial

Existe un aumento importante de los derechos de aguas subterráneas otorgados entre 2015 y 2022: en siete años se incrementaron en 16.529 debido principalmente a la mega sequía de doce años que afecta a nuestro país. Así lo precisa la geógrafa y académica de la carrera de Administración en Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello, Paloma Bravo, quien especifica que para predecir estos flujos se analiza una serie de variables, entre las cuales destacan precipitaciones, escorrentía superficial, evapotranspiración, contenido inicial, clima, humedad, temperatura máxima e hidrología.

‘La reutilización de flujos en la industria, gracias al desarrollo de circuitos cerrados, puede ser un gran aporte, ya que permiten ahorrar hasta un 90% del uso de agua, mientras que en la actividad agrícola es importante identificar mejores y más eficientes técnicas de riego, así como el reemplazo de cultivos menos demandantes’, enfatiza la experta, y agrega que ‘el principal avance está dado en el conocimiento de los acuíferos y su comportamiento. Para ello el uso de tecnologías como la teledetección y los modelos predictivos son de gran ayuda’.

Grandes desafíos

Claudia Galleguillos, de Fundación Chile, resalta que hay empresas que están impulsando grandes esfuerzos por ser eficientes en el empleo del agua dentro de sus cadenas productivas, pero muchas inversiones realizadas serán infructuosas, porque el verdadero riesgo se encuentra en el entorno que se está secando. El primer indicador de alerta es el nivel de los pozos.

«Los diferentes sectores productivos deben avanzar a convertirse en empresas 2.0, con el fin de integrar las miradas ambiental, social y territorial en la toma de decisiones. Todo ello hará más sostenible el negocio a lo largo del tiempo y aportará al desarrollo sustentable de su entorno y, por supuesto, del país. La tecnología e innovación junto a los servicios que presta la naturaleza son los caminos que se abren para los próximos años», anticipa.

Ante este nuevo escenario, los especialistas coinciden en que Chile enfrenta cuatro grandes desafíos: mejorar la información disponible para la toma de decisiones; impulsar acciones para avanzar en materia de sustentabilidad; cambiar el paradigma respecto del agua para que no se limite a una transacción del derecho, sino que se considere el corazón que genera la vida, el bienestar y el desarrollo en los territorios; y trabajar en la generación de confianza, solidaridad y colaboración. Todo con el objetivo de aspirar a un futuro mejor.

«Hay empresas que están impulsando grandes esfuerzos por ser eficientes en el empleo del agua dentro de sus cadenas productivas, pero muchas inversiones realizadas serán infructuosas, porque el verdadero riesgo se encuentra en el entorno que se está secando».

Claudia Galleguillos
Suscríbete a nuestro Newsletter