seguridad hídrica para cuenca del Maipo

Encuentro sobre seguridad hídrica para cuenca del Maipo convocó a decenas de representantes del territorio

• La actividad organizada por Escenarios Hídricos 2030 fue realizada en formato online, debido a las medidas de prevención por la crisis sanitaria.

• Con este primer “Taller de Transición Hídrica” se inicia un diálogo multisectorial que tiene como objetivo desarrollar una hoja de ruta para garantizar la disponibilidad de agua en la zona.

Más de 65 representantes de organizaciones e instituciones del territorio interesadas en lograr un uso responsable y sustentable del agua que confluye en el río Maipo, participaron este jueves 2 de abril en el primer taller «Transición Hídrica del Maipo”. El encuentro fue convocado por la iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030), con el objetivo de construir de manera colectiva una hoja de ruta que permita alcanzar la seguridad hídrica en esa cuenca hidrográfica, que abarca territorios de las regiones de Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins.

La actividad se efectuó a pesar de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, aunque debió cambiar desde la modalidad presencial a un formato virtual, al que los invitados se integraron sin mayores dificultades. Entre los concurrentes se encontraban representantes de la comunidad local (APRs, juntas de vigilancia, cooperativas), municipios, ONGs, instituciones del Estado, así como de los sectores privado y académico.

El encuentro se extendió por cuatro horas, divididas en dos bloques. En la primera parte, el equipo técnico de EH2030 presentó la línea base para la cuenca, es decir, la situación en que se encuentran los cuatro ejes estratégicos en los cuales se espera avanzar: gestión e institucionalidadecosistemas hídricosusos de agua y fuentes hídricas. Posteriormente, los participantes se dividieron en cuatro grupos, según sector geográfico de la cuenca -parte alta, media baja norte, media baja sur y centro urbano-, donde se procedió a revisar y validar los problemas hídricos y causas asociadas identificados en cada zona. Este análisis permitirá generar una línea base compartida para luego construir la hoja de ruta.  

Gladys Contreras, presidenta del comité de agua potable Las Canteras, de la comuna de Colina, consideró que es muy importante avanzar en mejorar la institucionalidad del agua. “El hecho de que tengamos que ir a tantos organismos, y que entre ellos no se ponen de acuerdo, hace que se demoren mucho las cosas. Por ejemplo, nuestra APR está pidiendo un cambio de captación que presentamos en septiembre en la Gobernación, para que lo ingresaran en la DGA, y aún estamos esperando que la DOH nos dé el permiso”.

“Necesitamos que las soluciones sean más rápidas; hace cuatro años que estamos postulando a un mejoramiento integral de la APR, ya estamos ingresados en el Ministerio de Desarrollo Social, pero se demora demasiado”, lamentó la dirigente de Colina. 

Luis Catalán, secretario general de la cooperativa de agua potable rural Hospital- Champa, de la comuna de Paine, se mostró satisfecho con la dinámica de los talleres. Además subrayó la importancia de que este trabajo se traduzca en medidas concretas y no quede solo en el papel. “El contexto fue muy bien explicitado y está claro lo que se busca, a través de los cuatro ejes programáticos”.

A juicio de Catalán, hay al menos dos aspectos que agravan la situación de escasez hídrica en su zona: la falta de conciencia de algunos usuarios, que ocupan el recurso indiscriminadamente en piscinas y pasto; y la burocracia estatal, que impide implementar soluciones cuando se requieren. “La situación es urgente. Para las APR, para los agricultores (…), se requieren medidas hoy, no mañana”. 

Manuel Contreras, director ejecutivo del Centro de Ecología Aplicada (CEA), presentó la línea base del eje de ecosistemas hídricos: “En los ecosistemas acuáticos y terrestres en la cuenca del Maipo existen presiones locales y globales que están afectando las condiciones de los ecosistemas naturales y, en la gran mayoría de ellos, se ha detectado un cambio significativo en su estado ecológico. En particular, los sistemas acuáticos presentan modificaciones en cantidad -en términos de reducción de su superficie y volumen- y en calidad -en términos de las características fisioquímicas del agua-, lo cual se ha mostrado gráficamente con un aumento del estado eutrófico de los sistemas”. 

“Proponemos que se implemente una estrategia territorial que considere conservación y restauración, con enfoque de adaptación y un énfasis muy importante respecto al ahorro del recurso”, concluyó Contreras.

PROBLEMA URGENTE

Los resultados de este taller y de otras actividades similares permitirán a EH2030 desarrollar una hoja de ruta para la cuenca, es decir, establecer una combinación óptima de medidas, acciones y soluciones que se puedan aplicar a corto, mediano y largo plazo para asegurar la disponibilidad de agua que se requiere para el bienestar humano y el desarrollo socioeconómico de la zona del río Maipo.

La coordinadora de EH2030 para la cuenca del río Maipo, Ulrike Broschek, explicó que es necesario seguir avanzando en este proceso, a pesar de las circunstancias que vive el país. “La urgencia del problema del agua nos obliga a mantener todos los esfuerzos para promover la pronta implementación de medidas que nos lleven a lograr la sustentabilidad del recurso. Es por eso que, usando la tecnología a nuestro alcance, seguimos adelante con este taller, constatando que existe un gran interés ya que tuvimos representantes de todo el territorio desde la zona más alta hasta la desembocadura”, explicó.

Por su parte, Diego Luna, representante en Chile de Fundación Futuro Latinoamericano y facilitador del proceso de diálogo, valoró esta primera sesión de trabajo en el Maipo, señalando que «la visión desde las cuencas es fundamental para avanzar hacia una transición hídrica en Chile, proponiendo soluciones colectivas y colaborativas, en base al conocimiento local y las necesidades de gestión y uso del recurso hídrico en los territorios”.

EH2030 es una iniciativa coordinada por Fundación Chile, Fundación Futuro Latinoamericano y Fundación Avina, desarrollada gracias al apoyo financiero de Zomalab, BID e Innova Chile de CORFO, que en los últimos tres años generó una base de información actualizada sobre la situación del agua en todo el país para entender cuáles son los territorios más afectados y, a partir de allí, realizar propuestas concretas para iniciar la transición hacia la seguridad hídrica.

Los participantes quedaron invitados para el próximo taller “Transición Hídrica del Maipo”, que se realizará el 28 de mayo. En esa ocasión se expondrá una amplia gama de medidas aplicables al territorio, relacionadas con conservación y restauración, soluciones basadas en la naturaleza, eficiencia hídrica, uso estratégico y nuevas fuentes de agua.

Suscríbete a nuestro Newsletter