Contexto Internacional

La Organización Meteorológica Mundial destacó la importancia de los desastres ocasionados por el clima debido a las pérdidas de vida y el consecuente retroceso en el desarrollo económico (Atlas de la mortalidad y pérdidas económicas por el tiempo, clima y lluvias extremas). Entre los desastres más relevados a nivel mundial se encuentra la sequía, la temperatura extrema, las inundaciones y los ciclones tropicales, además de las epidemias sanitarias. En el mundo, las tormentas e inundaciones ocupan el 79% de los desastres, que significaron el 55% de las muertes y el 86% de las pérdidas económicas. La sequía en cambio ocupa el 35%, pero va en una tendencia creciente .

El año 2015 registró temperaturas máximas sin precedentes, con valores de 0,76 °C por encima de la media del período comprendido entre 1961 y 1990, un total extraordinario de precipitaciones, sequías devastadoras y una actividad excepcional de los ciclones tropicales, de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial. Esa tendencia ha continuado en el año 2016 (OMM, 2016). La sequía se define como un evento en que la demanda supera a la oferta de agua, generándose un déficit que tiene asociado un daño; cuando no hay daño, no se habla de ésta, aun cuando haya déficit. La sequía se tipifica por duración, intensidad y magnitud del déficit.

Así puede clasificarse en:

• Sequías meteorológicas, cuando hay escasez de lluvias.

• Sequías hidrológicas, cuando hay escasez de caudales por sobreconsumo.

A nivel mundial, se estima que las pérdidas por causa de la sequía llegarían a los US$8.000 millones  y las empresas han gastado US$84.000 millones para mejorar la forma como se conserva, se administra o se obtiene el agua.

La ONU (2012) estima que en el año 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua. Bajo el contexto actual de cambio climático, se proyecta que en el año 2030, casi la mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés hídrico. Además, la escasez de agua en áreas áridas o semiáridas provocará el desplazamiento de entre 24 y 700 millones de personas. Respecto a la situación de las aguas subterráneas, la Universidad de California en Irving (2015), advierte que 21 de los 37 principales acuíferos en el mundo se están agotando, de los cuales 13 se encuentran en un nivel crítico por su uso intensivo.

El año 2016, la crisis del agua fue clasificada como uno de los principales riesgos mundiales, afectando el desarrollo de los países (Foro Económico Mundial, 2016).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Agua en Chile

Chile es un país que posee una diversidad climática y realidades diferentes de norte a sur en torno al agua, siendo afectado por sequías e inundaciones principalmente. La sequía en Chile ha dejado cerca de US$620 millones en pérdidas económicas y 50 mil puestos de trabajo están en situación de riesgo.

Chile está dentro de los 30 países con mayor riesgo hídrico al 2025, según el Instituto de Recursos Mundiales (2015). A marzo de 2015, un total de 194 comunas en el país (56% del total) han sido decretadas en emergencia agrícola por sequía.

La agricultura utiliza más del 70% del agua en Chile y en el mundo, siendo el principal consumidor de agua dulce .

Dadas las condiciones áridas y semiáridas que prevalecen en gran parte del país, la agricultura de regadío es muy importante. Alrededor del 40% de la superficie cultivable (1,2 millones de hectáreas) es de regadío, en comparación con el promedio de 13,7% en el conjunto de América Latina. La eficiencia del uso de agua en agricultura está en el orden del 30%, es decir, de cada 100 metros cúbicos, los cultivos se benefician con 30 mientras los otros 70 se devuelven al sistema. En contraste, si bien existen programas para mejorar la eficiencia del uso de agua en la agricultura, aún existen subsidios para el riego y el gobierno proyecta ampliar el área de regadío. Según antecedentes entregados en la Política Nacional para los Recursos Hídricos 2015 , Chile posee actualmente un déficit de agua de 82,6 m3/s, el cual aumentará a 149 m3/s al año 2030.

Avenida Parque Antonio Rabat Sur 6165.

Vitacura, Santiago-Chile.

Fono: +56 222 400 300

CONTACTO